La época de exámenes, esos temibles meses que no sólo se hacen cuesta arriba, sino que además, parecen totalmente interminables. Esos meses en los que el único plan que puedes hacer es estudiar, cuando en realidad, cualquier otra cosa, suena mucho mucho más apetecible. Pero ahí sigues tú, dándole caña como si no hubiera un mañana. Porque estudiar, es una obligación si quieres llegar a ser un buen profesional en tu sector.

Lo que sí es cierto, es que existen cosas que debes saber a la hora de mentalizarte para la época de estudio intensivo. Por lo que, tanto si eres nuevo en esto de la universidad, como si llevas tiempo, pero aún no has dado con tu método infalible, desde Residencias MiCampus os dejamos unos cuantos tips de primero de universitario.

Ojo esos apuntes

Lo primero que debes aprender es a diferenciar qué apuntes son buenos para tu examen y cuáles son menos claros o eficaces. Depende mucho de tu carrera y del tipo de examen, pero sin duda dar con unos buenos apuntes (los hagas tú o te los pasen de otros años) es crucial. Cuanto antes los tengas planificados mejor, así, antes del examen no te pasará aquello de que te pregunten por algo que no está en tus apuntes y te entre el agobio padre. Sustos antes del examen, no thanks.

Plan mensual y semanal

Ya en la antigua cultura china se hablaba de la planificación como clave de… ¡Es broma! Aunque quizá eso de organizarte bien para los exámenes sí te suene a chino. Es todo un aprendizaje, pero haznos caso en esto y verás cómo sentirte vivo en exámenes es compatible. No nos vale que seas de los de “yo trabajo mucho mejor bajo presión”, porque en un momento dado te entran los agobios y eso, no lo queremos. Hazte un planing a mes vista, organízalo por temas y asignaturas de los exámenes que tengas. Fija semanalmente los días en los que vas a permitirte despejarte haciendo deporte o quedando con algún amigo. Incluso un paseo de 30 minutos antes de cenar cada día te puede sentar de lujo.

Dormir bien

Este, es todo un círculo vicioso. Qué dirías que va antes, ¿No poder estudiar porque duermes mal? o, ¿Dormir mal por el estudio? Hay quienes no consiguen dormir por las noches por la ansiedad que les genera la época de exámenes y, también están los que no consiguen alcanzar todas las fases del sueño, provocando que no estén totalmente descansados y por tanto, su cerebro esté más perezoso a la hora de recibir nueva información. Lo que está claro, es que hay una vinculación directa entre el sueño y el estudio, así que no lo dejes de lado. Algo que te puede ayudar a bajar las revoluciones antes de dormir, es hacer relajaciones. Bueno, y quizá, bajar la dosis diaria de cafés, tampoco estaría nada mal.

El estudio da hambre

Mucho ojo a esto también. Siempre nos han dicho aquello de no picar entre horas, y aunque pudiera ser cierto, la realidad es que, estudiando, ya sea por aburrimiento o por ansiedad, a muchas personas les da por picar 24/7. Pero no worries, porque hay alimentos que puedes tomar y que no sólo alegrarán a tu paladar, sino que también le harán dar saltitos de alegría a tu cerebro. Por ejemplo, las nueces, el cacao puro, los arándanos y los plátanos. Está comprobado que mejoran la memoria y reducen el estrés. Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Palabrita que esto es mano de santo.

Dicho esto, poco más que buena suerte podemos desearte desde Residencias Universitarias MiCampus. No desistas en los días más perezosos, organízate bien, y en caso de emergencia y estar a punto de explotar, (mientras esté permitido), sal a dar un paseo, coge aire y como siempre se ha dicho: “mañana más”. Lo de “y mejor” lo dejamos en tus manos. ¡Mucho ánimo!