Si nombras a tu crush más que a tu mejor amigo de la resi, pero no conoces el origen de esta palabra… ¡¡algo estamos haciendo mal!! Por eso, hoy queremos contarte su origen y… ya de paso darte unos consejitos para conquistarle a la vuelta de Navidades.

La palabra crush proviene del inglés y, si traduces esta palabra al español, lo que significa es aplastar, triturar o fracasar. Es decir, no tiene nada que ver con su significado en inglés, que se define como un amor imposible, inalcanzable. O lo que los boomers conocen como amor platónico.

 Tras conocer el origen de la palabra crush, y ahora que te has separado de él o ella, queremos darte unos consejitos para conquistarle a la vuelta de las Navidades:

  • Trata de acercarte a él si encuentras el momento, pero… ¡cuidado! Sin asustarle. 
  • Investiga sobre sus gustos, pero sin stalkear demasiado.
  • Una vez conseguidos estos pasos, mantén una actitud segura y confiada, aunque por dentro estés temblando como un flan. 
  • Otro consejo muy importante y relacionado con el anterior es que le mires siempre a los ojos. Así verá que eres una persona segura de ti misma. 
  • ¡No te olvides de ser tú mismo! Muéstrate tal y como eres, amable y amigable.
  • Y el consejo más importante: tampoco le pongas en un pedestal y le alabes como si fuese un Dios, para eso está Bad Bunny.

Y si ni con estos consejos te hace caso… ¡¡Pasa de él!! Ya vendrán crushes mejores… o no.